miércoles, 16 de diciembre de 2015

Libro cuadragésimo segundo: La casa en que vivo no tiene dirección

La casa en que vivo no tiene dirección
de Hugo Rodríguez Díaz

En su primera colección de relatos, “La casa en que vivo no tiene dirección”, el escritor Hugo Rodríguez Díaz demuestra una sensibilidad literaria que contrasta genialmente con el recurrente foco jurídico de varios de sus relatos y su trasfondo académico en Derecho.

El título en sí de la colección hace referencia a una jocosa paradoja que viven algunos residentes de zonas rurales. En lo que se podría llamar el relato principal del libro, el autor enmarca literariamente, de forma tragicómica, la odisea jurídica que sufre un acusado al intentar explicarle al juez que la casa en que vive no tiene dirección. De esta forma, anuncia parte de la temática de la colección que se refleja en cuentos como “¿Qué pasó con Vidal Santiago?”, “La tercera mordida de Macho”, “La muerte de Joseph Martin” y “Novación”.

Como buen escritor, el autor se las arregla para formar tramas interesantes a partir de una temática que fácilmente podría resultar árida o sumamente técnica. Hugo Rodríguez Díaz evita regodearse en su conocimiento profesional sin subestimar al lector; al mismo tiempo caracteriza personajes interesantes con problemas de vida complejos.

Curiosamente, mis dos relatos favoritos de la colección tienen poco o nada que ver con el tema central de lo jurídico. Pienso que son los mayores aciertos del libro porque tienen a los personajes con mayores dimensiones y los dilemas más humanos o realistas. El autor los crea sin pasar juicios o lecciones de ningún tipo. Lo que le sucede a los protagonistas de “Lucidez de una corbata engañosa” y “Un lector voraz” son las consecuencias naturales y reales de sus problemas. El primero sigue la tradición del desdoblamiento al estilo de Julio Cortázar y el segundo aprovecha la vigencia del hiperrealismo posmoderno.

Una excelente selección de cuentos y una edición bien cuidada le confieren a esta primera obra literaria de Hugo Rodríguez Díaz la calidad necesaria para emprenderse de forma exitosa en el mundo literario de Puerto Rico. “La casa en que vivo no tiene dirección” es un libro genuino e interesante. Ojalá veamos más trabajos creativos de este nuevo autor puertorriqueño.

Mis relatos favoritos son:
“Lucidez de una corbata engañosa”
“Un lector voraz”

Elementos literarios sobresalientes:
-La tragicomedia en muchos de los relatos.
-La retrospección en “La muerte de Joseph Martin”.
-El desdoblamiento en “Lucidez de una corbata engañosa”.
-El hiperrealismo en “Un lector voraz”.
-Incorporar artísticamente el tecnicismo jurídico a lo literario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada