miércoles, 22 de junio de 2016

Libro cuadragésimo quinto: Los molinos de doña Elvira

Los molinos de doña Elvira
de Luccia Reverón

Contrario a la tendencia popular en la literatura puertorriqueña, el personaje del anciano toma protagonismo en todos los cuentos de esta obra. Además, tampoco se enfoca en los aspectos grotescos que usualmente plagan la caracterización de estos personajes, sino que doña Elvira es una mujer simpática que vive una vida más o menos cotidiana.

Como bien anuncia el título del libro al evocar la locura del legendario Don Quijote cuando enfrentó a los molinos de viento, ya sabemos de entrada que doña Elvira también está un poco mal de la cabeza. La autora hizo bien en narrar los cuentos en primera persona pues de esta forma logra ocultar un poco los problemas mentales de su protagonista. A través del punto de vista de doña Elvira, veremos situaciones alocadas disfrazadas sutilmente bajo el razonamiento benévolo de una anciana que vive con su sobrino.



Con la sinopsis del libro, Luccia Reverón anuncia su intención de construir lo que ha llamado una “cuenvela”, o una novela construido a partir de cuentos. Para acuñar el término, ha delimitado unas reglas particulares: los personajes de todos los cuentos deben ser los mismos, las historias deben estar enlazadas de alguna forma, ya sea a través de la intratextualidad o algún tipo de elipsis, y quizás con menos rigor, que el libro contenga ocho relatos (la misma cantidad de letras que tiene el neologismo “cuenvela”).

En este experimento literario la autora acierta con la utilización de recursos y personajes poco explorados. Doña Elvira conduce la trama de los ocho relatos individuales de Los molinos... Evita los lugares comunes de la náusea y desesperanza típicamente asociados con estos personajes marginados, como también el impulso fácil de convertirlos en caricaturas. El personaje lleva una vida normal, con sus problemas de salud y prejuicios generaciones, pero tiene una actitud optimista, se pone retos y trabaja para lograrlos. De cierta forma, la autora reivindica la presentación de uno de los arquetipos más estereotipados en la literatura: el de la anciana loca.

Los molinos de doña Elvira es una colección de relatos amena que da un giro desenfadado a una literatura poco trabajada en Puerto Rico. Además, propone una nueva forma de escribir libros de cuentos: una en la que las tramas individuales apuntan a una sorpresa más grande que el lector puede descubrir al disfrutar la totalidad del libro.

Mis relatos favoritos son:
-Convergencia en el tiempo
-Tiempos modernos

Elementos literarios sobresalientes:
-La propuesta de una “cuenvela”
-La intratextualidad

-El personaje del anciano

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada