miércoles, 4 de noviembre de 2015

Libro trigésimo octavo: Aviario

Aviario: crónicas y maravillas
de María Zamparelli

Con su primer libro de relatos María Zamparelli se aleja del relato histórico y demuestra su impresionante habilidad para contar relatos hiperrealistas en un imaginario fantástico. Es casi como si ambas cosas fuesen contradictorias, pero en Aviario la autora ha descifrado el balance armónico que puede haber entre ambos estilos narrativos.

Como bien anuncia la sinopsis del libro, la obra está dividida en dos partes. La primera, que es la más extensa, se llama Crónicas. En esta, la autora establece una especie de juego intratextual en donde cada relato funciona como especie de capítulo en una historia más abarcadora que va tomando forma a medida que leemos los diferentes desenlaces. Los cuentos/capítulos tienen epígrafes sobre pájaros, usualmente descripciones fisionómicas que vaticinan algún aspecto importante sobre la caracterización de los personajes. La segunda parte del libro está dedicada a los relatos cortos de la autora, todos ellos premiados o finalistas de algún premio literario, y es la más breve del libro.

Es casi imposible hablar de los personajes sin divulgar la trama de los cuentos, pero también es imprescindible hablar un poco de ellos para comprender el nivel de la crudeza realista con que la autora los ha comprendido. En lo que es quizás el relato más espectacular del libro, “Ánima sola”, la autora comienza in media res con una escena ultra violenta —y me perdonan la referencia con La naranja mecánica— que se origina en un núcleo familiar. Involucra un asesinato involuntario y un exilio pseudo idílico de un par de niños en el monte. La tensión escénica con que están construidas las escenas le brinda un fuerte aire cinematográfico al relato. La acción sucede sin tregua y las descripciones son inusualmente poéticas, a pesar de las escenas de violencia tan horribles.

En otro relato titulado “Inriri cahubabayael” la mitología puertorriqueña se convierte en vehículo literario para contar un relato híper erótico sobre un dios transfigurado que seduce a una mujer en el parque. El realismo sensual se desborda dulcemente de las páginas en medio de un frenesí que se extiende al mundo natural en donde habitan y observan los jueces del dios desesperado. El mito indígena se vincula con el realismo contemporáneo de manera espectacular a través del erotismo y el simbolismo principal del libro, que son los pájaros.



Otros relatos de Aviario persigue el rastro de una asesina, probablemente una bruja, que se apunta víctimas regularmente y de manera intratextual a lo largo de las historias que componen el libro. Un elemento detectivesco se desprende de relatos como “Anna Gromm” y “Doppleganger” en donde la trama toma diferentes puntos de vista, ya sea el de la asesina o el de alguna víctima, aunque siempre con la garantía de una relación intratextual maravillosa.

Los personajes en Aviario usualmente terminan convirtiéndose en pájaros. En la mayoría de los casos, la transfiguración les proporciona la libertad o la restauración de la “humanidad”. En un hermoso relato titulado “Un pájaro bobo” una maestra persuade a un estudiante para llevárselo bosque adentro. La actitud cínica del chico también es irónica, ya que sus palabras expresan rechazo, pero sus acciones demuestran empatía. La sensibilidad oculta o, digamos, reprimida del chico queda al descubierto tras un despojo ritual de las posesiones materiales que representan “su pequeña humanidad”. En el desenlace, la transfiguración bestial le proporciona una libertad emocional y sugiere que el verdadero villano no es la victimaria recurrente, sino las cosas materiales con las que asociamos nuestra personalidad. Este es uno de mis relatos favoritos en Aviario porque hace una crítica muy sutil de la fijación posmoderna con la imagen del individuo y la relaciona con uno de los conceptos más importantes del budismo, que es el desprendimiento de todas las ataduras terrenales como medio verdadero para alcanzar la libertad absoluta.

Otro relato mucho más tradicional y metódico utiliza un lenguaje técnico y un punto de vista cargado de nostalgia para contar la enfermedad, muerte y "segunda muerte" de un padre de familia que sufrió una enfermedad mental. El pequeño detalle del origami azul que viene con el libro toma mayor importancia como un símbolo literario del relato "Reseña de un ajuste de cuentas". Un hijo que es testigo de la enfermedad de su padre atestigua con precisión quirúrgica en su libreta Cambridge las etapas del olvido y del recuerdo doloroso que sufre un enfermo de la mente y su esposa, resignada al cuidado. Sobre todo, con una pequeña nota a modo de pincelada literaria sobre el personaje de Madame Bovary, el augurio de una posibilidad denegada en la juventud o de una aventura amorosa malograda queda presente como una posibilidad en el desenlace del relato. Pero la trama misteriosa no es la única virtud del cuento. El lenguaje técnico del contable se sirve de frases y descripciones muy sensibles que proporcionan un contraste maravilloso al estilo del narrador y, a la misma vez, lo caracteriza con varias dimensiones emocionales. La cantidad de sensaciones que experimenta como hijo ante la situación de su padre son muy genuinas y demuestran una sensibilidad oculta detrás de la ya citada "pequeña humanidad". Aunque este relato no presenta una transfiguración directa en pájaro, sí refiere el símbolo del origami de la grulla azul como una transfiguración fracasada de la madre a cualquier vida que pudo ser mejor. En todo caso, existe la amarga añoranza de la transfiguración, de lo que pudo ser.

Si tomamos los símbolos de este ingenioso libro, podríamos decir que su tema principal es la libertad absoluta, que viene  representada en las transfiguraciones de las supuestas víctimas. El convertirse en pájaro no es más que una experiencia catártica que libera a los personajes de la “pequeña humanidad” y les abre las puertas al mundo. Es también posible que la autora haya planteado el concepto de la humanidad como un tipo de prisión y que la condición humana, por tanto, sea una aspiración eterna a la libertad absoluta.

Mis relatos favoritos son:
“Ánima sola”
“Inriri cahubabayael”
“Un pájaro bobo”
"Reseña de un ajuste de cuentas"

Elementos literarios destacados:
-El intratexto
-El simbolismo ornitológico
-El hiperrealismo
-La mitología taína
-El erotismo

-La brevedad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada